PUBLICACIONES


 

Esta es la sección destinada a la publicación de artículos de situación/opinión en el campo jurídico. La temática está abierta a cualquier disciplina del Derecho, no obstante lo cual se abordarán con mayor frecuencia temas relacionados con el catálogo de servicios de este despacho.

Los artículos se plantean desde una perspectiva eminentemente práctica, alejándose en la medida de lo posible de disquisiciones doctrinales de mayor trascendencia académica que real, con el  confesado propósito de que puedan servir de provechosa guía de actuación en alguna ocasión.

Esperamos sean de su interés.


RECLAMACIÓN CLÁUSULA SUELO Y DE LOS GASTOS DE CONSTITUCIÓN DE HIPOTECA

Ya por todos es conocida la situación generada por la sentencia del Tribunal Supremo de 2013. Si las famosas cláusulas suelo contenidas en los préstamos hipotecarios no cumplían con determinados requisitos, se entendían abusivas.

Pero las sentencias posteriores echaban un jarro de agua fría sobre las ilusiones de los consumidores. La nulidad de la cláusula suelo no implicaba una retroactividad total, sino limitada en el tiempo, con lo que la recuperación de las cantidades se ceñía a las cobradas desde el dictado de la referida sentencia de nuestro Tribunal Supremo de 2013.

No fueron pocos los juristas que desde un principio vieron en esta solución, más una solución de compromiso, un capote en auxilio de las entidades bancarias, que una acertada solución jurídica.

Ha sido por fin el TJUE (Tribunal de Justicia de la Unión Europea) quien ha decidido que, y citamos literalmente su fallo:

“El artículo 6, apartado 1, de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre las cláusulas abusivas en los contratos celebrados con los consumidores, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una jurisprudencia nacional que limita en el tiempo los efectos restitutorios vinculados a la declaración del carácter abusivo, en el sentido del artículo 3, apartado I, de dicha Directiva, de una cláusula contenida en un contrato celebrado con un consumidor por un profesional, circunscribiendo tales efectos restitutorios exclusivamente a las cantidades pagadas indebidamente en aplicación de tal cláusula con posterioridad al pronunciamiento de la resolución judicial mediante la que se declaró el carácter abusivo de la cláusula en cuestión”.

Y a pesar de lo enrevesado del texto es más o menos fácil de entender: si se declara la cláusula abusiva, no podemos limitar en el tiempo los efectos de dicha declaración. Las entidades a las que se le declare que la cláusula suelo es abusiva, deben hacer frente a lo cobrado de más por virtud de la misma y durante todo el tiempo de vigencia de la citada cláusula.

Ahora el gobierno prepara un modelo en virtud del cual, los bancos deberán avisar a sus clientes con cláusula suelo y se abrirá un proceso negociador en el que los bancos intentarán, y de ello estamos seguros desde este Despacho, engatusar al cliente de la forma más barata posible. ¿Acaso no han tenido tiempo a estas alturas de la película de devolver a sus clientes todo lo cobrado de más? ¿Acaso no conocemos todos nosotros, casos desde la sentencia del Supremo de 2013 en el que las entidades han llamado a sus clientes para ofrecerles suprimirles las famosa cláusula a cambio de renunciar a todo tipo de reclamación y a una reducción de intereses sólo beneficiosa para el usuario a  corto o medio plazo?

Por otra parte, el Tribunal Supremo también hace algún tiempo, en sentencia de diciembre de 2015, ha declarado abusivas las cláusulas en las que se atribuyen a la exclusiva responsabilidad del consumidor todos los gastos de constitución de la hipoteca, aranceles notariales y registrales, así como el pago de toda la carga tributaria que la operación supone. Es éste ahora otro campo de batalla abonado a la previa reclamación a la entidad, la negociación subsiguiente y la posible judicialización del conflicto.

Hasta hace apenas unos años, resultaba inimaginable poder discutir los pormenores de una póliza de préstamo con garantía hipotecaria o casi cualquier cláusula general insertada por un profesional/ empresario en contratos con los consumidores. Las cosas están cambiando y poco a poco, el Derecho de consumo, en buena medida auspiciado por el paraguas de la unión Europea, parece ofrecer mejores posibilidades al conjunto de particulares. De todas formas, no se engañen y no se dejen engañar, tanto en el supuesto de negociación previa a la vía judicial como en el caso de tener que llegar a esta última, estar asesorados y guiados por profesionales puede suponer una enorme diferencia en los resultados que puedan obtenerse.

José Luis Arias

Abogado